Sin categoría, Uncategorized

Mi enfoque con los niños

Yoga para niños.

Como profesora de yoga para niños, me ayuda mucho contaros mis experiencias en el blog. Muchas gracias por dedicarle un minuto a leerlo y a compartir si os apetece algún comentario.

¿Cómo sería la figura del profesor de Yoga para niños?

Me siento más una facilitadora, la palabra profesor, se sitúa en una posición jerárquica donde la autoridad está en un primer plano. En el caso de los niños y para adultos también, me gusta más sentirme como guía, o poder trabajar desde una posición horizontal, otra más del grupo, aunque guiando la práctica, donde el aprendizaje se produce en muchos sentidos, facilitamos ciertos contenidos o los organizamos para intentar conseguir unos objetivos. Una de nuestras habilidades debe ser “La flexibilidad y la fluidez”

El viernes disfrutamos de dos sesiones de yoga para niños en la Escuela Sangha Yoga de Torrejón de Ardoz, con niños de diferentes edades y dos grupos muy distintos, las sesiones las hicimos entre dos profesionales, esto hace que se enriquezca la práctica, tienes que ejercer mayor trabajo de comunicación y cooperación, que además es un ejemplo maravilloso para los niños, ya que el yoga en este ámbito trata de poner en alza ese tipo de valores como la no competitividad y la colaboración entre ellos

Tuvimos que desarrollar la capacidad de improvisación y estar atentas a las señales que los niños nos van dando. Para fluir con lo que estaba previsto y también observar lo que ellos nos iban demandando y atender sus necesidades espontaneas.

Sesiones durante esta experiencia de Yoga para niños.

  • La primera sesión fue un viaje de Safari a África: eran niños muy pequeños desde 4 años hasta 7años, aunque en el grupo teníamos alguno que hubiese correspondido al segundo grupo, y eso se notó, sobre todo para los más mayores, aún con esa diferencia, fue una clase dinámica y divertida. En la que tratamos de hacer todas las partes en las que se puede componer una clase de yoga de niños, tratando de ir de más a menos, hasta completar la relajación. Calentamos a través de juegos dinámicos, luego realizamos asanas de los animales, fueron unos campeones ya que hicimos bastantes asanas y los viernes ya estamos todos un poco cansados, finalmente hicimos una relajación tratándoles de llevar a la calma y el reconocimiento de sus emociones y vivencias cotidianas, como colofón leímos un cuento: A que sabe la luna y los pusimos en práctica!
  • La segunda sesión, fue un viaje espacial: en este caso nuestros participantes fueron unos auténticos yoguis con una percepción y una actitud ante la práctica, casi de adultos, fue mucho más tranquila, movimientos más conscientes y controlados, a esta edad a partir de los 7 años la conciencia corporal es mucho mayor y entienden las explicaciones de otra manera, además de ser un grupo más pequeño y homogéneo. Practicamos el saludo al sol para calentar, asanas, la relajación e hicimos dos juegos para finalizar, la lectura del mismo cuento que la sesión anterior (esto a petición de una de las niñas y la leyeron entre todos) así que como veis las sesiones tienen además un marcado carácter educativo, de momento dejando a de lado las tecnologías, las pantallas de las Tablet.

Sentir, practicar y relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, durante esta hora de yoga para niños, preferimos compartir con otros cara a cara y desarrollar otro tipo de habilidades , poner en marcha juegos aumentando nuestra creatividad e imaginación.yoga para niños

Como colofón con un ovillo de tela hicimos el juego de la Estrella de Deseos, que fue de los más bonito y enriquecedor de toda la clase para mí, para las profesores que fuimos dos más del juego, tuvimos que respetar las diferencias, ya que hay niños que les cuesta más hablar acerca de sus sentimientos y emociones y nunca hay que forzarles a hacerlo.

Como veis, todo esto te conecta con tu niño más interno, te hace estar abierto a muchas emociones y es muy importante para el “profesor “tener un buen control emocional de sí mismo para poder “ver” sin dejarse llevar por cada percepción vivida. Debemos realizar nuestro trabajo y desapegarnos.

Os contaré la sesión del domingo de Yoga para todos, en una entrada única. Porque el entorno y la experiencia lo merecen.

De momento paciencia, observación y poco a poco ayudarles a integrar pequeños conceptos del Yoga, es a través de la práctica como iremos viendo los beneficios que se generan y los cambios.

He tenido la suerte de encontrarme con algunos niños y papas que vinieron ese día, y su mensaje ha sido muy positivo, me han transmitido que sus niños salieron encantados con la clase, en una sola clase no se puede saber el alcance que puede tener el yoga en tu vida, así que porque no darles la oportunidad de probar.

¿Crees que este tipo de actividades son buenas para el crecimiento como ser humano de tu hijo? ¿Y de la sociedad en general?

Cada vez es más necesario aprender nuevas habilidades, son muchos los expertos que nos dicen de la necesidad de un cambio en el paradigma educativo para formar ciudadanos con otra conciencia.

«un camino de mil millas empieza por un solo paso» Lao Tse

cropped-cropped-logo-dhana-01.pngFeliz Día para todos¡ Namaste

Sigueme en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *