Educación Consciente y Mindfulness,  Educacion Emocional,  Yogaparatodos

YOGA PARA NIÑOS (REFLEXIONES)

Durante este año, he aprendido  muchas cosas de mí, a través de ellos ” los pequeños yoguis”, de escribir aquí en el blog e incluso de no poder hacerlo, de cada persona que ha interactuado conmigo y me ha animado a seguir con dhanayoga ya sea en este mundo del Yoga o en mi vida cotidiana, de mi familia, al final todo se va convirtiendo en lo mismo.

Yoga es una forma de vivir, te lo dirán y lo escucharás en muchos sitios, pero llegará un momento en el que lo vivas. Empiezas con técnicas pero se va impregnando en ti.

Yoga es la habilidad en la acción.  Bhagavad Gita.

He necesitado enfocarme y aprender de mis límites, aceptarlos, de mis cambios , de la salud y de mi mente, sobre todo he aprendido de los maestros por excelencia los niños, donde incluyo a mi hija Martina. El mayor tesoro que tengo. Os quiero contar un poco las virtudes que tienen, que son muchas, y os animo como padres a que valoréis estas cualidades y hagáis que las mantengan mucho  tiempo en ellos.

Su mayor tesoro, El presente No dejemos que pierdan esa espontaneidad hablándoles de lo importante que es ser buenos para un futuro, si de algo me he dado cuenta es de la necesidad de vivir en ti con los demás pero en el aquí y en el ahora. En las clases de Yoga para niños, conseguimos mantenernos lo más presente posibles. He notado que hay pequeños que ya están pensando en la siguiente postura, en el siguiente juego, en el siguiente año. Recordemos la importancia del presente con nuestro día a día. Es algo muy valioso.

La sonrisa, los pequeños son por lo general felices: se ríen de las cosas más sencillas, con el tiempo nos convertimos en personas a las que nos cuesta contentarnos y reír con cualquier cosa, por lo menos a mi me ha pasado y eso que siempre la gente que me conoce me ha dicho que soy alegre, pero los medios, la crisis, el día a día, la rutina, borran tu sonrisa. El yoga para niños no tiene porque dejar de ser serio porque podamos sonreír, de hecho siempre les doy la instrucción de la sonrisa interior, que es muy taoísta y sanadora. La práctica se debe disfrutar.

Trabajar con lo demás, cooperar: de pequeños o por lo menos los peques que yo tengo, suelen estar pendientes de si falta algún compañero y quieren ayudar a el de al lado, El yoga no debería ser competitivo, pero por desgracia me doy cuenta, que siempre queremos hacer la mejor postura, superar al de la lado, hay que enseñarles a aceptarse como son con sus capacidades y sus limites, cooperar y tratar de no competir. No enfocarse en el resultado sino en el camino.

Las emociones y la snceridad: los peques no suelen mostrar algo que no sienten, su cara y su palabra van de la mano, y no se en que momento se produce ese cambio en el que empezamos a usar la mascara del engaño, ¿ quizá cuando nos rechazan? ¿ cuando no aprueban nuestra forma de ser sinceramente? , otro de los aspectos que más me llenan de trabajar con ellos es este, esa capacidad de ser lo que son en cada instante.

Son tantas cosas vividas desde que inicie la idea de yoga para niños,desde entonces, me ha ilusionado, han surgido oportunidades, ha nacido el blog, he trabajo en mi cuerpo y mi mente para esto, queda mucho por ir mejorando tanto en las clases como en el blog.

El camino ya es la Meta, sigue la senda, sin urgencia de resultados.

Un especial mención a mi Escuela Sangha Yoga ( Vicente y Clara), a mi maestro Vicente Moreno, del que aprendo dentro y fuera de clase, felicidades por su maravilloso libro, El Silencio es mi alimento, que es un guía imprescindible si te gusta el Yoga. A Clara Valdés por creer en yoga para niños, por colaborar y hacer esto juntas, por lidiar con todas las dificultades.

Si este año,  has dedicado algún minuto a leerme

GRACIAS 

Namasté

logo arbol-01 (1)

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *