Educación Consciente y Mindfulness

La mente del niño

” Todo niño nace con el potencial de iluminarse, con el potencial de despertar” Osho

Mindfulness, atención plena y meditación son terminologías muy afines con matices propios, y que tratan de llevar a las personas al momento presente, a enfocarse. La meditación ha existido hace miles de años como practica espiritual  muy beneficiosa para la mente y el cuerpo. Es difícil pensar en la meditación para los niños pero cada vez son mas los que se acercan a esta disciplina.

¿Por qué llevar Mindfulness a los niños?

Cada edad conlleva diferentes posibilidades en el camino del autodescubrimiento, nada tiene que ver con términos religiosos y cada vez son más los padres y educadores los que se acercan a este tipo de actividades y que quieren aprender técnicas para que sus hijos se sientan más calmados y sepan manejar sus emociones.

Es todo un reto para cualquier  persona llevar este tipo de técnicas a los niños ya que por su naturaleza niño y movimiento van de la mano. waldorf

Al meditar, lo que estamos buscando es despertar la inteligencia del corazón y la atención consciente, que este conlleve a desarrollar en el niño la presencia en el ahora, y practicar la observación de sus propios pensamientos, como si fuese una película del cine y la estuviésemos viendo como un espectador.

¿Cómo se enseña a un niño a meditar?

La respuesta concreta que llega a mi mente es ” Meditando tú”. Es muy sencillo y tiene efectos benéficos desde el primer momento.

Es poner atención a la postura, la respiración, y la actitud. Experimentar lo que somos, y darnos cuenta la tiempo que nos mantenemos presentes, instante a instante.

Respiramos de forma involuntaria pero si intervenimos en la respiración y hacemos uso de ella, nos puede traer muchos beneficios además de ser el vehículo más eficaz para meditar.

En el caso de los niños tomaremos diferentes herramientas ( cuentos, canciones, danzas, trabajos corporales, respiraciones conscientes, ejercicios de concentración), serán elementos para el desarrollo integral y educativo del niño. Muy importante es ofrecerle una experiencia llena de significado para invitarlo a ser conscientes de su postura, respiración, emoción y tratar el cuerpo como nuestro campo de juego.

No leamos ni escribamos más y manos a la obra, a la mente le encanta las ideas y conceptos, con un poco de teoría del tema y mucha práctica, soltando expectativas, será un siembra que pronto dará sus frutos.

Siembra semillas de tranquilidad y sosiego, escucha canciones tranquilas, enciende una vela mientras coméis, apaga la tele, haz que tus hijos disfruten del silencio, dile que aporta paz para el corazón y haz que cada acto cotidiano sea un poquito más sagrado, esto es meditación también. El jardín será grandioso en un futuro, confía.

logo arbol-01 (1)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.